El acorde y las disonancias al tacto

Por Petula


Una Erótica neoliberal. O el espectáculo espectral del sexo a comienzos del siglo XXI. Digámoslo de entrada: el mandato implícito en estos tiempos con respecto a esta cuestión sería: tendrás una sexualidad (genital, sobre todo) activa, muy activa, y de ser posible, multiforme. Los permisos se han ampliado… o las prohibiciones fueron cambiadas de lugar.  

En su ensayo La pasión en la era de la creencia descafeinada el filósofo esloveno Slavoj Zizek comenta que en ciertos círculos progres-radicales de USA y Europa, mientras que por un lado la pasión amorosa monogámica, eso de obsesionarse con una sola persona, es visto como algo “políticamente incorrecto” (por ser invasivo y coartar el potencial individual de las personas), por otra parte se alientan formas de sexualidad cada vez más “atrevidas”, llegándose por ejemplo a la propuesta de “repensar” los derechos de los necrofílicos. ¿Por qué tienen que mantener su deseo y su goce proscritos? La propuesta es algo así: de la misma manera en que las personas firman un permiso para que sus órganos sean utilizados con fines médicos en caso de muerte súbita, también se les permita firmar un permiso para que una vez cadáveres sean usados por los amantes del post-mortem. Y continua escribiendo Zizek en el mismo ensayo: “¿Esta propuesta no es la ejemplificación perfecta de cómo la posición Políticamente Correcta comprendió la vieja visión de Kierkegaard según la cual el único buen vecino es un vecino muerto? Un vecino muerto –un cadáver- es el compañero sexual ideal de un sujeto “tolerante” que intenta evitar cualquier acoso: por definición un cadáver no puede atormentarse…”. En sus intervenciones Slavoj abunda en descripciones de estas falsas libertades (sexuales, identitárias, laborales-lúdicas, etc.) del Sistema-Mercado. ¿Sabían que dentro de las prácticas zoofílicas más raras que se curten por estos días está la de hacer que un veterinario –del palo- extirpe dientes y uñas a un hámster para luego colocarlo en una especie de preservativo e introducirlo vivo por el orificio anal de un cliente? Es evidente que al esloveno le gusta sembrar el pánico político y filosófico a través de sus ejemplos; aunque el mismo sospeche que a nosotros ya no nos causa pánico casi nada; (salvo quizás nuestros ataques de). Pero no nos perdamos. Y entonces, entre estos dos extremos, es decir: 1) el acosador enamorado pasado de moda y 2) el necrofílico con miras a incorporarse en la legalidad progre, ¿qué hay? El Espectáculo de la Sexualidad en Pantalla Grande; eso hay. Lo que nos mantiene expectantes de un culo: espectá-culo (ver Tinelli, su rating). La ideología liberal-tolerante-calenchu, que te lo permite todo-todo, hasta las excursiones más degeneradas en los cuerpos, hasta los excesos más exóticos en los confines… Salvo que quieras poner en entredicho a las leyes del Mercado y, por añadidura, a la democracia liberal. Eso no. El sistema actual, en cuanto a su “verdadera imagen secreta”, podría estar representado, por ejemplo, por un reaggetonero de esos que se acarician los genitales, portan arma y mucho oro, y se menean arriba de un súper carro, apoyando a infinidad de perras calientes. O como una madama-dominatris, nazi a lo Cris Morena, bailando en un caño, con una mueca que dice: “violame”, y a la vez dice: “te voy a denunciar por acoso sexual… si no me pones platita encima”. O mejor: como un nerd ultraperverso, buscador de pornografía hardcore y de snuff movies en la red, con cara de yonofuí (¡Bill Gates!). Lo que quiero decir con estos “verdaderos rostros” secretos, fantasmáticos del Sistema, es que, La Sexualidad, en su formato radical exploratorio, contracultural, ya no es subversiva: es la norma. El Mercado lo incorpora todo, y te lo devuelve, de toque, hecho mercancía, hecho fetiche listo para ser consumido. ¿Y por qué tendríamos que querer salirnos de este Sistema, por qué deberíamos ser subversivos? Respuesta 1(general): Porque, a pesar de la omnipermisividad privada, no somos libres; y lo sabemos. Respuesta 2(nuestro tema en particular): Porque esa pátina seudo-porno que recubre a la realidad es sólo la tención maniquí del excedente monetario, del lucro, el espectá-culo, que no hace ni ahí más felices a los cuerpos; de hecho: cunden las enfermedades mentales, la soledad y la insatisfacción irremediable. Tómenlo así: no estamos cómodos.

Día 1. Un sábado del 2010 por la noche, camino por Mitre con las manos en los bolsillos. Paso entre una discoteca gay instalada en una ex-iglesia anglicana y un sex–shop con unas tetas gigantes en la puerta. Más adelante, por la misma calle, hay un bar con asidua concurrencia travesti, y unos metros más al sur, Plaza Libertad: pleno corazón taquicárdico de la Zona Roja. Hay bastante gente caminando, muchos en auto, creo reconocer pequeños contingentes de turistas sexuales. Algunos rostros se ven tensos, otros extraviados. Me dirijo a la casa de la poeta Lumpe Truk, que habita un par de piezas en zona sur con una gata. Quedamos en encontrarnos para hablar de la erótica posmoderna, o algo así. Bueno, llego, toco timbre, etcétera. Estamos por el vino, Lumpe desarma y despliega mini-teorías que deja inconclusas, pone a flotar hipótesis con el humo de marihuana. Entre otras cosas, dice: “La publicidad, el show de los medios, toda ese despliegue de cuerpos voluptuosos con ropas ínfimas, en poses incitantes hacía los ojos de las cámaras, hacía los consumidores-consumidos, generan un deseo, una avidez, un buraco que después no rellenan con nada; por más fetiche que atesoren, por más dinero que metan en sus huecos, la saciedad nunca llega, mucho menos el placer… Todos, o muchos, en especial los varones, se sienten constantemente evaluados, juzgados, comparados con otros machos de la especie. La humillación y la frustración son lanzadas hacia fuera bajo la forma de una subcultura del sexo violento, psicopatoide. Por ejemplo, mirá esta sinopsis de Guarras violadas Nº 2:´Cinco magnificas guarras agredidas, sodomizadas, violadas por sádicos. Aunque luchen y saquen las uñas, terminaran molidas a golpes, convertidas en vacíacojones humanos´. Y es una de las más suaves de la página...  El dinero, la fama y la ostentación narcisista erótica están en el centro de la ideología dominante. ¡Y después te dicen que ya no hay ideologías! Así y todo, hay desgaste, el Erotismo Cultural también parece pasado de rosca, cercano al toque de fondo, como tantas otras practicas. Se tambaleó en una aceleración histórica: de las sex symbols a las pibitas que se filman tirando la goma para hacerse un lugar en los medios… Mientras, los pornófilos internautas tensan el reality hasta convertirlo en snuff”. Después, Lumpe me habla del Mito de Paris Hillton funcionando en las cabezas de millones de niñas alrededor del mundo. Y me habla, ya como entre sueños, de millones de pequeños Jacks alrededor del mundo. ¿Jack como el personaje-muñequito de Tim Burton o Jack como el chocolate?, le pregunto poniéndome la campera. Jack como Jack el Destripador, me responde.

Día 2. Mediatarde, sobre Pellegrini. Mientras espero a que Felipe Dover compre la revista Playboy, yo hago planear los globos oculares sobre las portadas con chicas con muecas de invitación, con la cintura quebrada, en cuatro, exponiendo su trasero; algunos abdominales de metro-macho cada tanto, pero sobre todo colas. Hadas del fotoshop. Sobre el total de revistas y diarios, resaltan las portadas con cuerpos con carga sexual explicita. Caminamos; habla Dover, el mediógrafo del Abasto: “Lo peor de La Cosa Hot imperante es que crea una falsa sensación de sexualidad plena, feliz. Una errónea visión de libertad y placer al deambular probando y probando. Y nada más alejado. Eso nos deja en evidencia: unos malcogidos. ¿Por qué? Por que, como en los programas cómicos en los que las risas pregrabadas se ríen por nosotros, el sexo en los medios lo hace por nosotros. Eso se llama Interpasividad… El porno, es el rey de la red; nosotros, una manga de eunucos y frígidas, llenando de dinero una bomba que amenaza explotarnos en la jeta”. Lo sigo apenas a Dover (decí que lo estoy grabando). Él sigue: “Zombies, vamos como con una inyección de anestesia-existencial en la médula...  Hagamos algo, Petula –(Me la veo venir)-. Combatamos con un poco de Interactividad… pero Gratis. ¿Cómo?  Fácil. A quienes lean: Hasta el día 1 de diciembre del 2012, en makanudo666@hotmail, se recibirán números telefónicos, anónimos. El 3 de diciembre, a partir de las 00:00, voy a llamar a cada uno de esos números durante 20 min. Del otro lado, sólo bastará con esperar la llamada a partir de la hora acordada, previa colocación del aparato dentro de un condón y en función vibrador, y al momento de sentir la llamada, una vez dentro, no contestar por nada del mundo”.    

El título no tiene nada que ver.








No hay comentarios:

Publicar un comentario