“Las preguntas son la sabiduría de la vida”Entrevista con Enrique Symns Parte I, por Santiago Beretta


Enrique Symns es el creador de la legendaria revista alternativa "Cerdos y Peces", publicación que exploro la marginalidad tanto de lo social como de lo mental. Desde allí, siempre se invitó a conocer nuevas formas de vivir y de pensar, así como también se denunciaron las falacias e injusticas del orden establecido.

En la década de los ochenta participo en publicaciones como "El Porteño"(donde nació como suplemento la "Cerdos...") en "Fin de Siglo" y en el diario Sur. Formó parte de los Redonditos como monologuista, vivió en Chile donde trabajó como periodista en distintos medios y luego regresó a la Argentina. Es también autor de varias novelas y actualmente escribe sigue trabajando de periodista.


Por Santiago Beretta
Fotos Uriel Cerezo

En “El Señor de les Venenos”, cuando describís un episodio de tu niñez,  decís que el paisaje de las estaciones de trenes es el más bonito del universo. Contame un poco de eso.

Todo el sur, que iba desde Monte Grande(donde yo vivía) hasta Constitución era un paisaje maravilloso, parecía otro país. Sobre todo con los ruidos de las máquinas, me acuerdo que mi tía decía que las máquinas decían “mucha plata poca plata mucha plata poca plata” (dice esto reproduciendo el ritmo de las máquinas)…

Para mi ir a la estación sería lo que para otros es ir al aeropuerto. Era un lugar de imaginación sobre todo, donde me imaginaba el futuro. Sobre todo porque se unía con un bar, nunca me pude acordar el nombre… era un bolichito que siempre hay cerca de las estaciones de trenes, un bolichito atorrante que abría hasta tarde, cerraba como a las seis de la matina. Iban los ferroviarios, los hombres de la noche, los que fracasaban en los puteríos, los obreros que se demoraban en ir a sus hogares porque les daba pereza volver, como le da pereza a casi todos los hombres de la noche volver a su hogar.

Así que me iba por las noches a ese bar, a escuchar la partida de los trenes cargueros, los ruiditos de los maquinistas…

Otra vez dijiste que “la belleza empieza cuando las chicas que te gustan dejen de mirarte”. ¿Cómo es eso?

Yo ahí creo que me refería a la muerte… Las mujeres que a vos te gustan , generalmente son menores, son chicas jóvenes,

Como soy poeta, y soy artista de escenario, cada tanto me levanto alguna, pero son relaciones basadas en la admiración, y no en el amor. Como decía Borges: “la admiración es una perversión de la mirada, no hay amor en la admiración”. El que te admira, en realidad no te quiere.

¿Cuáles son los hilos secretos, casi invisibles, que hilan nuestros actos en la vida cotidiana? Todavía creo que ahí hay algo misterioso. ¿Qué se esconde detrás de todo lo que hacemos?

Es cierto. Es muy difícil de hilar, pero hay atrás de uno un hilo que podría formarse por una especie de resentimiento, una especie de sensación de fracaso, una especie de rechazo de la sociedad que sentiste, y atrás de ese hilo se va formando una especie de caparazón duro, como un hombre tímido que se hace fuerte.

Conozco varios así. Tipos que nacieron  en un pueblito de Córdoba, estudiaron contaduría y se convirtieron en Psicoanalistas famosos… son hombres que tiene un secreto, es cierto, es algo que se les va hilando atrás. No todos los hombres lo tienen, tiene que ver con el resentimiento y tiene que ver con la sensación de que hay algo atrás tuyo que se esconde, que es poderoso y que no te lo dejan mostrar.

Otra cosa misteriosa es el suicidio…

El suicida toma la determinación definitiva muchos años antes del acto. Por ejemplo El Vasco (músico de Buenos Aires), llevaba la soga con la que se ahorcó en la tapa de la guitarra, la llevó años. Y se ahorcó en el Parque Lezama con esa misma cuerda con que todo el mundo lo cargaba. Conozco otro que se tomo un frasco entero de poxipol, quedo todo pegado…El suicida está definido. El problema es cuando hay un momento en la vida que no tenés ganas de vivir, eso es más difícil. Algunos se suicidan y otros buscan algún paliativo, alguna ayuda.

Como decía Borges “un asesino en realidad se mata a si mismo, porque al matar a otros mata su condición humana, pero el suicida mata a todos los demás, es un verdadero asesino”,  porque deja colgado en el comedor ante sus hijo y ante sus amigos su cadáver. El verdadero asesino es el suicida decía él.

¿Qué son para vos las preguntas, y sobre todo, que significaron en tu vida las preguntas, el hecho de preguntarte o de preguntar?

Las preguntas son la sabiduría de la vida. Aprender a preguntar es convertirse en un hombre sabio. Yo creo que empecé a convertirme en un hombre sabio cuando empecé a preguntar, cuando dejé de escuchar las respuestas y busqué el saber en otros lugares, en un saber que las personas tenían pero que no sabían que tenían, no en el caset que se tendrían que haber estudiado de memoria.

Yo me he encontrado jueces que me han dicho cosas maravillosas allá en Salta, me he encontrado pistoleros… Siempre el saber de la vida está oculto en las personas, no en los roles, no en las estrellas. Como he escuchado a mucha gente tengo muchas preguntas contestadas. Yo creo que si hubiera que dar examen los alumnos deberían formular preguntas, no respuestas. Es bastante difícil preguntar.

¿Cuáles son esas preguntas que tenés contestadas?

Todas las preguntas tienen respuestas. Te podes preguntar por ejp ¿qué es una piedra? Y una piedra es una escupida de luz. Un átomo de hidrogeno gira y gira y se convierte en una molécula de helio, y sigue girando y se convierte en una molécula de estroncio, y sigue girando y se seca. Cuando para se convierte en una piedra. Nosotros estamos constituidos por una piedra perforada por un gusano que nos habla. Si hay una pregunta rara es esa. ¿Quién es ese gusano que nos habla?

¿Y alguna pregunta contestada respecto a la existencia humana?

Hay una cosa extraordinaria de los filósofos, por eso ni el marxismo, ni el trotskismo, ni el anarquismo son filosofías, porque las filosofías dan todas respuestas negativas a la vida. No hay respuestas positivas, no hay posibilidad de salvar al hombre. Sartre dice “el hombre es una pasión inútil”, así termina su filosofía. Heidegger dice “somos náufragos huérfanos en el medio de la nada”. Burroughs dice algo peor aún; “somos apenas los ojos de proyectos alienígenas ajenos a nuestra voluntad”. Las respuestas de un filósofo son siempre nefastas, porque la vida es nefasta. No hay nada en el hombre que de esperanza.

Yéndonos a otro lugar; a la época de “Cerdos y Peces”; ¿De que se trataba el hecho de crear personajes como el licenciado Galeano, Elsa Cicuta, etc.?

Eso viene de una influencia norteamericana; de Hunter Thompson, de los grandes escritores norteamericanos… inclusive algunos de ellos ganaron el premio Pulitzer mintiendo. Una mina ganó el premio Pulitzer entrevistando a trescientos pibes y no entrevistó a ninguno, se había inventado todo.

Se nos ocurrió hacer imitación del periodismo ficticio. Y no solo inventábamos eso, inventamos por ejemplo una nota que trajo muchas consecuencias, que se llamaba “Como dejar de dormir en siete días”. O publicamos una nota sobre el virus visual.

La gente escribía cartas y se lo creía porque lo decía un diario. Y ahí aprendimos que todo lo que está escrito la gente lo cree. Y si hay algo que es nefasto para la mente humana es todo lo que está escrito.

¿Por qué?

Porque el hombre está con la mente atrapada, es una brujería la lectura. En cambio un hombre libre, un hombre que mira el mundo y lo comprende, lo comprende mucho más que el lector de un libro, porque está atento a las señales, porque no está encerrado en una grieta inmunda de palabras.

Y vos sos escritor, ¿Es una contradicción o…?

Sí es cierto, es una contradicción. Me he convertido en un enemigo de las palabras, pero porque no hay más remedio que luchar contra ellas. La enfermedad está hecha con palabras y la cura parece ser que también está hecha con palabras.
¿Creés  por ejemplo en el psicoanálisis?

Sí, creo. Me parece que buen psicoanálisis como la buena literatura provoca algunos  extraños mareos dentro de lo que es la razón del hombre y de sus locuras;  de su neurosis, su esquizofrenia, su paranoia…creo que un buen psicoanalista encuentra preguntas dentro del abismo de la mente del entrevistado que el propio entrevistado no las logra encontrar.

Volviendo un poco al “periodismo ficción”. ¿Podría considerarse periodismo realmente?

¿Qué es periodismo? Esa es la pregunta. ¿Es periodismo lo que hacen los canales de televisión, lo que hace el diario Clarín, o es más bien manipulación de la realidad dirigida en el sentido de lo que ellos quieren que sea la realidad? Así que en ese aspecto, como yo dudo del periodismo jurisprudente o periodismo oficial, me atrevo a utilizar otras metodologías, que en algunos casos no difieren de las de ellos, pero el periodismo de exploración ficcional (que lo hemos usado no en muchas ocasiones, hemos ficcionado una entevitsa a Micky Rourke, a Fito Paez, no es que entrevistamos a Stephen Hawking diciendo que el universo era cuadrado) tiene como grandeza  la diversión que le provoca al lector cuando descubre el truco, y sobre todo esa descubrimiento de la mentira que es el periodismo.

2 comentarios: