Un Mago Iluminando Calles Olvidadas: Entrevista con Toni Temple

Entre la milagrosa tristeza de Discépolo y la loca vitalidad que alguna vez atravesó al rock and roll encontramos a Toni Temple, joven músico de la ciudad cuyas canciones no dejan de conmover a su entusiasmado público.  En ellas parece expresarse, melancólico y afectuoso, un viejo espíritu rosarino de esquina y contemplación, de encuentros enardecidos y búsqueda de aventuras.  Escucharlas con profundidad nos arriesga el espejo  donde al fin podemos contemplarnos, tanto en la alegría como en el llanto, sin deber explicaciones a nadie más.




Por Santiago Beretta
Fotos por Salvador Márquez

“Pasame el pobre binocular, que ahí se van las nobles golondrinas a gran velocidad. Los ancianos las pandillas las tratan de atrapar, y los demás están hablando mierda de todos los demás”  canta Toni Temple en una de sus canciones, devolviéndonos en dos estrofas un pedazo de cielo.
Poeta de la música, mago de las palabras, sus canciones son chispazos  de un misterio hoy escondido,  el mismo que en noches solitarias une a los hombres en torno al fuego – “ese eterno nuevo asombro”-  y  le arranca a los perros ladridos profundos cuando la luna los conmueve.
Cariñoso y febril,  trago en mano, a veces pálido pero siempre atravesado por mil rayos luminosos, sus palabras se deslizan por la tarde con inquieta tranquilidad. Como si todo  lo que está por decirse en esta entrevista fuese, antes que nada, una nueva cosa a interrogar;como si algo importante, quizás delicado, podría perder sentido en este viejo juego periodístico.

Los primeros aullidos

Había acumulado mucho material casero, tenía más de 100 canciones y estaba muy lejos de poder producir económicamente un disco con buen sonido. Pero me pareció importante valorar el contenido antes que el envase y  seleccioné aquellas canciones cuyas letras más me convencían” cuenta Temple al recordar el lanzamiento de “Tengo Gusanos”,  su primer disco solista editado en el 2010 por Apología, pequeña revista alternativa de la ciudad de Rosario. “Era una época de mucha confusión por un lado - el desorden normal de alguien de 20 años- y al mismo tiempo de plena confianza y entrega hacia la música como la única herramienta para vivir” concluye luegoy enfatiza, con mucha convicción, el lugar ideológico desde donde pensó el trabajo: “En el mundo de la música a veces ganan intereses que  no tienen que ver con lo creativo. Uno de ellos se ve en el mandato del buen sonido, un mandato que es muy excluyente. Hay una escucha muy crítica respecto a la calidad sonora y norespecto al contenido;  con ese pensamiento se empieza a escuchar más que nada el envase. Y hay muchas cosas bien grabadas que no dicen nada. Me interesaba dejar en claro que el mensaje de que un músico no necesita plata para expresarse”.
La presentación de este material, realizada en el legendario y ya desaparecido bodegón Canto Rodado – Sarmiento esquina Mendoza-  fue un eufórico recital que incluyó monólogos poéticos como parte del show,  carreras aventuradas de mesa en mesa por parte de un inquieto y entonado público y el desfile de los parroquianos del lugar que, dispuestos a conquistar tan extraña noche,  bajaron las persianas para evitar que el mundo se entrometiera en el andar al fin errante que se apoderó  del lugar.
Así comenzó un recorrido por bodegones y fiestas, bares y ferias que Toni Temple enfrentó, hasta el momento, solo con su guitarra criolla y distintos músicos invitados según cada ocasión.
Ausente de la ciudad durante el 2013, sus cortas visitas y los improvisados shows que en ellas pudieron organizarse fueron cálidas caravanas de afectos y deseos movilizados, muestras del entusiasmo que despierta en un público pequeño que parece esperar, conjuntamente, el momento en que sus canciones logren llegar a todos los rincones de la ciudad. 
Una compilación que resumelos últimos cuatro años de su música llamada “Post-Juicio”,  una  prometedora agenda de recitales en solitario, fechas con distintas formaciones que ya están ensayando y la grabación de un disco de estudio- el primero de su carrera de larga duración- son algunos de los proyectos  que Toni Temple contempla para el 2014.



El cuerpo del delito

De la época en que grababa canciones en la computadora de su casa tocando todos los instrumentos necesarios para los arreglos musicales  - muestra de su predisposición y su talento-  datan tres discos atesorados por sus fanáticos con celosía; “Inocencia Fingida”; “Te Amo a Matar” y “Flores de Plástico”.El primero de ellos,  del año 2011, llama la atención no solo por la sutileza de sus guitarras y la frialdad de los cantos. La trama conceptual del disco no deja de sorprender por su apuesta narrativa: relatar la historia de la culpa en cuatro movimientos.  Dice Temple al respeto: “Mi idea fue contar la vida de un criminal cuya peor condena es ser inocente ante el delito.  La primera parte es Escondido al lado tuyo y describe la tentación que lo invita a cometer algo que para él está mal; un católico lo describiría como lo diabólico. Luego viene Tormenta Roja, se refiere a la acción en sí, la euforia, la alegría y el placer. "La casa vacía" es el momento en que la culpa golpea duro: No es un pájaro, pero no se va/ no es casualidad, pero no se va... dice la letra, reiterativa como la culpa cuando te martilla en la cabeza una y otra vez. Inocencia Fingida, finalmente,  es el tipo asomándose al hecho, viéndose entre la aceptación de la condena o el seguir andando dispuesto a cualquier cosa”.

La aventura de las palabras

No solo en Inocencia Fingida, quizás un disco conceptual, sino en todas tus canciones las letras han sido siempre muy importantes. Conmueven a tu público, a vos pareciera no dejan de insinuarte sentimientos…

Trato de hacer canciones que sean simples pero que no caigan en lo explícito, de manera que el mensaje no se encierre en una cosa única y sólida.  Me interesa algo que sea maleable para quién lo escucha y también para mí mismo en el momento de interpretarlo. A medida que pasan los años, entiendo mis propias letras de distintas maneras, nunca podría hacer una canción que diga: "El color rojo es rojo". 

¿Qué ideas persiguen tus escritos? ¿Qué llamados te conmueven?

Trato de expresar lo que generalmente ocultamos en nuestros sentimientos, quiero sacar a la luz algo de lo que sentimos y que se esconde…

¿Es posible nombrarlo o es solo una intuición aquello que está oculto?

Es lo que la sociedad nos reprime a través de la moral y está relacionado con el bien y el mal; de ninguna manera me parece que las cosas se puedan simplificar así y mis canciones apuntan a eso. Hay una que se llama "El barrio de la abuela" que habla de alejarse de un lugar, más allá de estar atado a él por la buena gente de allí que te quiere y por sus demandas. Otra cuenta el distanciamiento que se da con un amigo cuando con esa relación ya no hay más nada que hacer: "Llevamos el cadaver de la amistad/para arrojarlo al río Carcarañá/las últimas dos copas para brindar/ y lejos, lejos, lejos, la ciudad/ Dame un abrazo, el último de amigo hijo de puta de verdad...” dice la letra.  Es un triste final realmente inevitable pero que muchas veces se omite por una cuestión muy moralista.

¿Qué hay detrás de este velo, que brilla allí?

La moral es una manera de ordenarnos para que seamos más útiles al funcionamiento de los poderosos. Lo que está oculto es algo que nos cuesta expresar porque nosotros mismo vemos a las cosas con prejuicios. Tenemos prejuicios inclusos de nosotros mismos y de nuestros verdaderos sentimientos;  falta fidelidad incluso hacia nuestras propias convicciones, ser fiel a uno mismo es una lucha constante.  La queja sin lucha, el chismerío catártico sin acción no sirve para nada: mi lucha es por disfrutar la vida y, a través de mis canciones, sembrar la idea de la fidelidad a uno mismo.

El artista y el mapa de su terriorio.

¿Cómo te sienta  volver a la ciudad?
Muy bien. Es la ciudad en la que más cómodo me siento, disfruto los encuentros, las reuniones con amigos, la diversidad de paisajes y personas…

Hay un malestar muy grande en la ciudad por el estallido violento que parece no detenerse: tiros entre bandas enfrentadas, discusiones que terminan a puñaladas, abusos policiales… ¿Cómo vivís esto?

Creo que Rosario siempre fue una ciudad marcada por la violencia, históricamente desgraciada. Es una pregunta jodida la tuya; lamentablemente la vivo con resignación, como a la mayoría de las cosas que le pasan a las personas. No me gusta la queja sin acción y no veo una acción que valga algo.

¿Qué relación ves de los artistas locales con su ciudad, respecto a sus problemáticas más ardientes? Sin generalizar una respuesta: ¿Ves un arte al que podríamos llamar comprometido?

- Lo que yo veo es que hay acción directa sobre los hechos. Veo movilizaciones importantes, por ejemplo las que realizan las personas de la FLIA (Feria del Libro Independiente y Autogestivo), que reúnen a muchos artistas, gente convencida de su lucha…

Escucho a muchos músicos decir que tanto la Municipalidad como los dueños de bares no dan cabida a los artistas,que no hay lugares de exposición…¿No te molesta que te corten el sonido a los dos de la mañana por una ordenanza municipal? …

A mí nunca me aguaron la fiesta. ¿Cómo decírtelo? Si existen normas a mí no me determinan, trato de fugarme de los impedimentos. Si a las dos me cortan el sonido entonces seguimos con la fiesta en la vereda.

Entrevista realizada en Marzo de 2014.

http://tonitemple.bandcamp.com/
Facebook:Toni Temple

No hay comentarios:

Publicar un comentario